10/11/09

Diez Consideraciones para Rechazar los Premios Nacionales



Pensándolo bien, podríamos como escritores renegados quemar las naves, caer en un estado de anarquía, equivocarnos para siempre, renunciar a la petrificación y a los museos de cera. Leer feo, y nunca de memoria, asomar los tentáculos de vez en cuanto por la blogosfera, posponer la deforestación y salvar árboles como se salvan vidas de un incendio.

Todo esto con la dignidad que tiene el oficio de escribir, de lanzar como un náufrago botellas al mar para que lleguen hasta otra isla desierta, o hasta otro náufrago. Perder el miedo al vacío, a los ritos, a los ilusorios instantes de retribución oficial, de la canonización y su repugnante contenido eclesial, a los espejismos donde mueren los caminantes agotados de pernoctar.

Viéndolo de esta manera podría pensarse en un acto sacrificial, pero no tomará más de una generación y luego se podría abordar el futuro con serena inocencia, con gusto y ternura. ¿Acaso no sería hermoso producir arte con la alegre esperanza de intoxicar todos los ámbitos, con la complicidad de quien reconoce un oficio noble, con ropa sucia y aroma a un sudor antiguo?

¿Por qué rechazar definitivamente y ad portas los Premios Nacionales?

1. Rara vez, un premio nacional en cualquier género que sea, ha contribuido con la divulgación, promoción o distribución de una obra después de ser publicada.

2. Odiosamente, se premia a obras que no han llegado siguiera a los estantes de las librerías, y mucho menos a los lectores en general. (eso puede y ocurre con un certamen de poesía, cuento, novela, etc., cuando un editor apuesta a reconocer una obra sometida a examen de este, y arriesga y se aventura a someter al público su juicio y preferencia por una obra desconocida) ¿A quién representan los jurados (aparte de sí mismos) para dar premios nacionales a obras que ni siquiera han sido leídas?.

3. Siendo así, ¿Cómo es posible que el tribunal de sabios que decide premiar a una obra cada año, no cuente con ninguna retroalimentación y juicio externo, y se baste así mismo con una soberbia profética y clarividente para juzgar lo que es o no destacable?

4. Pero un premio nacional debería funcionar a la inversa, debería responder al reconocimiento, más o menos evidente, más o menos verificable de los diversos actores que concurren en la producción y actividad literaria: tomando en cuenta: a. El juicio de autores y autoras, b. La recomendación de editores y editoriales, inclusive de libreros y distribuidores, c. ¡A los lectores!, ellos finalmente es a quienes están dirigidas las obras, y son quienes finalmente consumen los textos, pero todos estos actores son obviados. (Un chisme: en una deliberación de jurados determinaron quién sabe con qué criterio que la repartición de premios sería solo para obras cuyos autores no hubieran sido premiados antes, jajaja).

5. En su lugar, un minúsculo, invisible y dudoso tribunal de sabios, decide en nombre de “La Nación” (porque luego no serían premios nacionales) cual es el poemario, la novela, etc., que ese año, entrará en el canon de las bellas artes, y servirá como catalejo y referente de todo lo que en adelante debe ser considerado como obra de arte.

6. Un premio así que se otorga puntualmente cada año, debería considerar criterios temporales que no se limiten al calendario en términos de entradas y salidas, un tribunal decente, donde concurran todos los actores mencionados en el punto 4, debería juzgar al menos bajo unos criterios mínimos; las obras examinadas deberían tener, al menos un año (12 meses) de publicada y no más de 14 meses. Es preferible premiar una obra publicada en el mes de diciembre del año anterior, que ya ha tenido un recorrido real por las librerías y los lectores, y no el último adefesio de la vaca sagrada, chorreando tinta fresca todavía una semana antes de la fecha de corte. Como sea, este criterio exige que la obra que será premiada, ya tenga un contacto previo con la crítica, con el público, con el estante y la vitrina, por lo menos una existencia más real y concreta, y no cuando ya no hay nada que hacer.

7. Los Premios Nacionales, son un premio oficial, que corresponde a la administración y al gobierno de turno representados en el Ministerio de Cultura, por lo tanto, recibir un Magón, un Premio Nacional de Poesía es recibirlo de parte del Gobierno de Costa Rica y sus representantes de turno (por aquello de los asuntos de conciencia).  Esto no se puede ignorar, y no entiendo cómo un escritor o escritora que adversa a la administración que lo premia puede sin ningún escrúpulo recibir un premiecillo de estos bajo el pretexto de decir tautológicamente que “una cosa es una cosa y otra cosa otra cosa”, no se puede acudir a la libertad y la autonomías con poses tan “cortesanas”, o se corta de tajo o se parasita.

8. Casi nunca, un premio nacional tiene un juicio favorable de la crítica en general, sea académica, culta, proscrita, de la calle, de la cantina, etc. Traza, eso sí una frontera de lo correcto y deseable contra lo indeseable y desechable de manera apriorística. Parece que los Premios Nacionales no tienen una correspondencia entre lo que se supone que significan y lo que realmente significan para el público, las editoriales, los libreros y los otros artistas.

9. Por la “trascendencia” real o no, y el peso de la mayoría de las obras que sí han sido Premio Nacional, hubiera preferido que se premiaran algunos de los recetarios de la Tía Florita, algunos poemarios de Cuatacho o Camilo, incluso el Memorándum del miedo de Casas y Sánchez.

10. Lo más sincero y deseable en un escritor que se valore, y sienta que su obra debe someterse a un examen más riguroso para considerarse valiosa y perdurable, debería empezar con rechazar el Premio Nacional.

Germán Hernández


14 comentarios:

  1. "cuando un editor apuesta a reconocer una obra sometida a examen de este, y arriesga y se aventura a someter al público su juicio y preferencia por una obra desconocida."

    Guega, esta segunda parte del punto dos no me quedó claro. Te agradecería una reelaboración y disculpá mi estulticia matutina (que es diferente a mi estulticia verspertina y a mi estulticia nocturna).

    Muchas gracias y felicidades por el comentario. De veras se las trae.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Germán:
    Siempre es un tema polémico el de los premios, y los nacionales todavía más; pero tener la valentía de enfrentarlo está bien. Es señal de higiene mental.
    El punto dos (y no, no me refiero a lo que cita Alexánder Obando) es, probablemente, el que más polémica causa en cualquier premio nacional. ¿Se ha de premiar a lo que el público ha premiado ya (con su lectura)? ¿O se debe emplear este galardón para distinguir a esos parias de la cultura que se mueren de hambre por irreductibles y complejos y que no firman autógrafos o por vocación o por falta absoluta de oportunidades? Por supuesto, todo depende del jurado... Es curioso, pero aquí en España es noticia el galardonado, pero no el jurado que le otorga el galardón. Por descontado, el jurado, comité, etc. siempre puede decir que premia lo que le da la gana, y si no no haberlo designado, de modo que, o es galardón con criterio (sea el que sea) o es componenda. Tal vez no habría que rechazar los premios nacionales, sino los comités que los otorgan...
    Un placer, y buena reflexión.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón Alex, quizá es necesario aclarar la idea. Me refiero a que los Premios Nacionales no son un certamen de literatura. Por eso un certamen de literatura le pertenece a quien lo convoca. Pero un Premio Nacional no lo es, y pienso que exige la convergencia de los diversos actores asociados a la producción, divulgación, critica y consumo de esta. Estoy convencido que las editoriales, grupos literarios, lectores, críticos, libreros, deberían jugar un papel más importante en la postulación, recomendación de obras y autores para la elección de los Premios Nacionales, sólo así se desplasaría el centro hegemónico de decisión, solamente así se podría neutralizar el olor a incienzo y oficialidad del tribunal de sabios. Y también, desdeluego, hace falta un poquito de vergüenza de parte de los autores.

    ResponderEliminar
  4. Aprovecho tu excelente comentario a los PN para contar que estoy montando un sistema de votación que nos permitrá, en un futuro próximo, tener los Premios de la Crítica, en los cuales la votación se dará bajo muchos de los presupuesto que apuntás y cuya intención es evidenciar el desfase entre la realidad y los PN. O sea, los Premios de la Crítica se conciben como una rectificación de los Premios Nacionales y esperamos poder otorgarlos poco antes de que se pronuncien los jurados de los PN. La votación no será completamente abierta para evitar la colusión, pero si tratará de ser lo más pluralista posible. Vamos a ver que sale de esta idea.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Germán, creo que concordamos en líneas generales sobre los aspectos aquí tocados. Por eso, la idea que comenta Juan suena muy bien y es algo que hace rato se viene necesitando. Ojalá funcione y a ver cuándo nos pone en autos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Por cierto, olivdaba mencionar que quien ya sabemos (el año pasado participó con seis libros), hasta octubre de 2010 ha presentado ya cuatro libros nuevos: uno de poesía, uno de cuento, uno no ubicable y uno de ensayo. Con esa estrategia acumulativa año tras año, no es ilógico que le terminen inventando menciones.

    ResponderEliminar
  8. Desde luego que me encanta la idea de Juan..., y es pertinente, es algo que se necesita hacer con tiempo y colectivamente, yo pienso que con un cafecito y luego unas birras se puede cranear mejor la idea.

    Por otro lado, pienso que Camilo es un digno candidato a los premios nacionales, y debería no solo ganarlos, sino coleccionarlos, el está a la altura de esos premios.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué tristeza! Una buena idea que desde el principio se nos maleó y terminó siendo "Premio Ninguna Palabra" y "Premio Aqui-ni-leo"... ¡Bof! Ojalá esta iniciativa de Juan, en la que todos, supongo, nos apuntamos a ayudar, fructifique pronto.

    ResponderEliminar
  10. Germán:

    Los premios nacionales muchas veces son vergonzosos y gana más el escritor que no es premiado, dudo que alguno de la gente nueva lo vaya a ganar, porque siempre están los tagarotes y amigotes promocionado sus novelas, cuentarios o poemarios intrasendentes, tuanis.

    ResponderEliminar
  11. Germán:

    Es evidente que un premio basado en la crítica debería fundarse o apoyarse al menos sobre el circuito social que implica la publicación de un texto: escritura-edición-publicación-venta-lectura; lo cual implicaría incluir escritores-editores-libreros y lectores.

    Ahora, sigo yo de necio, ese circuito en Costa Rica no es una realidad material de peso. Pregunto, ¿cuáles editores participarían de esto? Las editoriales pequeñas e independientes son pocas y dispersas y muchas no impactan con su trabajo el conjunto de los lectores, por cuanto no tienen ni siquiera espacio en los estantes de las librerías. ¿Cuáles libreros? Si en nuestro país librería significa cartulinera y si no grande marca comercial tipo Lehmann o Internacional (la primera creo que yo que podría rescatarse si se sabe negociar). ¿Cuáles lectores? Tenemos números sobre el consumo de libro nuestro país, más aún sobre consumo de libro costarricense: ¡ni siquiera los libros de texto en las escuelas son de aquí!

    Pienso entonces que este tipo de experiencias solo pueden solucionarse haciendo eco de tu punto número 10 y de tu frase "o se corta de tajo o se parasita", con la cual concuerdo en 100%.

    El proyecto del que hablan Juan Murillo me resulta importante e interesante, y ojalá ayude a cortar de cuajo.

    Y con base en lo anterior pongo el dedo en algo que no he oído a nadie decir: ¿en todo este proceso dónde queda la Cámara del Libro? ¿No es ella la encargada de fomentar y estudiar el circuito social del que hablé en el primer párrafo? ¿No deberíamos al lado de editoriales independientes y premios independientes formular una Cámara Independiente del Libro?

    ResponderEliminar
  12. Coincido querido Tuerto...

    La infraestructura necesaria para un mercado del libro, que hace posible la distribución y divulgación de la producción artística literaria en Costa Rica, no existe...

    Con mucha más razón la pintoresca sinrazón de los premios nacionales....

    Yo apunto hacia la indiferencia... mi intención es hablar por última vez de algo que no tiene peso, ni importancia ni relevancia para nadie...

    Los premios nacionales están tristemente vivos precisamente por que quienes los vivifican son quienes los odian... y creo que nadie más a parte de la mamá del premiado/a.

    Saludos!!!! Gracias por pasar

    ResponderEliminar
  13. Llego tarde, pero después de leer todo lo dicho aquí me pregunto: ¿cuánto realmente estamos tejiendo y cuánto destejiendo?

    ResponderEliminar
  14. Nunca es tarde para referirse al asunto Geovanny. Como he dicho antes, estos premios nacionales no tienen ninguna importancia ni trascendencia, si desaparecen ahora mismo no pasaría ni se perdería absolutamente nada. Pero se ganaría algo, por fin, los escritores tendrían ganarse el prestigio escribiendo y convenciendo al público, y no haciendo lobby.

    Saludos!!!!

    ResponderEliminar

Deja tu signo