26/2/10

EL HOMBRE DE NEGOCIOS PIENSA EN SU MUERTE



“Nadie va a dar la vida por el libre comercio”

Kevin Casas y Fernando Sánchez

Quisiera morir en tus brazos

como un héroe de Hollywood

invitándote a luchar por lo que yo

he luchado

y vivir por lo que yo he vivido


y como ya sabes

la Administración Científica

la Inteligencia Militar y

la Planificación Económica

entienden bien que los hechos se ubican

en el espacio y el tiempo

de esta manera

personas en un mismo espacio

pero en distinto tiempo no se rozan jamás

y personas de un mismo tiempo y

en distinto espacio tampoco se encuentran

y una música suave,

un horizonte infinito

un vientre que crece

mientras me pierdo

y alguien cubre tus hombros

y cierra mis párpados


recomiendo yo:

enviar mensajes al futuro

escribir poemas

todos deberíamos hacerlo alguna vez

el carpintero, el obrero

el administrador

en general todos tenemos la obligación

con los que vienen

los que pisarán nuestro espacio pero no nuestro tiempo


y la luz comienza a deslizarse fuera de foco

alguien te abraza

te pide una resignación que ya no es necesaria

y los créditos comienzan a escalar

la música aumenta

todos respiran en la sala

mientras tu rostro se difumina

el negro y el blanco avanzan

todos estiran los brazos

se vuelven a mirar

y las luces se encienden

comienzan a salir

tosen un poco

suspiran


especialmente escribir poemas para aquellos

con quienes compartimos el mismo tiempo

pero no el mismo espacio

flechas encendidas y

más cartas de amor


y mientras la muchedumbre me olvida

quizás vuelvas a ver la cinta

una y otra vez

te despidas de mí

yo vuelva a morir en tus brazos

y una caricia

y un nuevo día

tal vez nos ayuden.


Germán Hernández

4 comentarios:

  1. Hola German, welcome back!!!

    Me gustó el ritmo del poema, sí. La forma medio me distrajo, pero creo que independientemente de eso el balance fue positivo y sí, qué broma con el tiempo y los espacios...

    Abrazos de 2010

    Ophir

    ResponderEliminar
  2. Ya nos estás tentanto con esta serie del hombre de negocios. Buenos textos, de verdad. A ver cuándo le puedo echar mano al texto completo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Excelente:

    todos deberíamos escribir poemas alguna vez.

    Supongo que Casas y Sánchez nunca lo han hecho.

    ResponderEliminar
  4. Ophir, Gustavo, estimado Tuerto... gracias por su presencia...

    Pues por ahí va el asunto... hombres de maletines negros, tan terrestres como nosotros... poco a poco irá saliendo...

    Por cierto, Casas y Sànchez no pueden escribir poesía... ellos si acaso podrán comprarla.

    ResponderEliminar

Deja tu signo