16/11/10

Parábola de la Putica Fina


Había una vez una putica fina muy linda y chiquitica, que tenía un cliente a quien chuleaba todo el tiempo pidiéndole regalitos y atenciones. Al chulo no le importaba, porque tenía plata, y le encantaba andar con su putica fina colgando del brazo todo el tiempo para exhibirla.

Un buen día, la putica fina conoció al papá de su chulo, y viendo que era más grande y que tenía más plata, se puso bien coqueta y sometida para que el papá fuera su nuevo chulo. Y lo logró y mandó a la mierda al hijo.

Pero la putica fina tenía un dilema, y se lo contó a su nuevo chulo:

- Fijate que tengo un hijo
- ¿Y cuál es el problema?
- Pues que mi hijo estaba muy encariñado con el tuyo, porque le daba regalillos de vez en cuando
- Muchacha, por eso no hay problema, yo le compro una bola al tuyo para que juegue mejenga y seguro con eso estará contento
- ¿Vos crees?
- Claro

Y así lo hicieron, y en efecto el carajillo estaba de lo más contento mientras la putica fina colgaba del brazo de su nuevo chulo.

6 comentarios:

  1. ¿La foto es porque después fueron a a ver a la Sele?, jeje. Muy bueno.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Gustavo

    "El que tengo oídos para oir que oíga!!!"

    ;-)

    ResponderEliminar
  3. ¿Por dónde va la parábola de la putita del caso con la foto del Estadio? Pues que entre gringos y chinos aún andamos escogiendo al chulo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Y quién dijo que la Putica tiene un sólo chulo?

    ResponderEliminar
  5. Opino igual que tu Juan Carlos, pero tendríamos que discutirlo con el Chulo y la Putica haber que piensan.

    Gracias por pasar!!!

    ResponderEliminar

Deja tu signo