9/9/14

Alexánder Obando se refiere a Apología de los parques






Esta novela se despliega en dos registros fundamentales: uno que es panorámico y podríamos asociar a la pintura impresionista del s. XIX, o bien otra íntima y oscura con fuertes sobretonos hiperrealistas. Así "Apología de los parques" va pintando un mundo josefino harto conocido por todos nosotros, pero rara vez visto con tanta lucidez interior. Es el San José que sabemos pero nunca exploramos; el de los rincones sucios, los hogares convertidos en vitrinas del tedio, y los sitios de trabajo anodinos y silenciosos. Es pues, el lugar donde las almas se trenzan como una grave marejada de agonía que, pese a su movimiento constante, no avanza hacia ningún lado. Germán Hernández vuelve con esta su segunda entrega narrativa a las obsesiones que marcaron su libro de cuentos: la soledad, el consumismo, la demencia, la miseria extrema, la violencia y la pulsión de muerte como un "zeitgeist" evidentemente colectivo, pues no hay esperanza donde nunca la hubo antes.



Alexánder Obando


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu signo