24/4/16

J.M. Coetzee – En medio de ninguna parte y la Edad de hierro

J.M. Coetzee


John Maxwell Coetzee, nació en Sudáfrica en 1940, su vida ha sido itinerante e inquieta, por lo que ha sido un largo recorrido por el mundo sajón, desde Estados Unidos, Inglaterra, hasta Australia, donde adoptó su residencia y nacionalidad. Polifacético, también ha sido y es traductor, programador informático, lingüista, crítico literario, académico, narrador, y por supuesto, en este último campo, premio Nobel de literatura en el 2003 a la tierna edad de 63 años.

Con todo, su obra se inserta en la realidad del complejo mundo del Apartheid, y en el caso de las dos novelas que reseñamos aquí, cabe decir que su obra es mayormente alegórica, sus personajes representan más el entrañable espíritu de su grupo, de su etnia, que así mismos. Particularmente en In the Heart of the Country (1977) mal traducido su título en español como “En medio de ninguna parte” y en Age of Iron (1990) “La edad del hierro” dos novelas publicadas con 13 años de distancia entre sí, pero que comparten varias cosas, sus protagonistas y narradoras son mujeres blancas, la narración transcurre en primera persona, la primera escribe una especie de diario, la segunda una larga carta a su hija, así que ambas novelas pretenden discurrir desde una visión de mujer. En la Edad del hierro, la señora Curren está muriendo de cáncer, y escribe una larga carta a su hija que ha migrado hacia Estados Unidos, inútilmente, pues no tiene certeza de que sus notas lleguen a ella, pues ha confiado como mensajero de su misiva al señor Vercueil, un indigente alcohólico que recién ha encontrado junto a su casa y que se inmiscuirá desapegado y distante en su vida. Por otro lado, En medio de ninguna parte, Magda en su diario, se refiere a su mortificante vacío existencial, a su falta de propósito en todo hasta que hace la prueba con el medroso Hendrick. Asfixiantes ambos textos, tediosos, la confesionalidad de ambos nos amarga, bien entendidos, estos son los méritos de ambos; dadas las circunstancias en que se desarrollan y la coyuntura de su Sudáfrica fracturada en el momento en que se escriben, la lectura se vuelve complicada hoy, es poco lo que se puede rescatar de ambas desde un punto de vista testimonial, por lo tanto, lo que queda es el sustrato humano.

En medio de ninguna parte, somnífera hasta la segunda parte, se expone a Magda su protagonista desde su virginidad, su infertilidad, y su incapacidad para dar o recibir afecto hasta el total aislamiento del mundo, y la incomunicación. Habrá que tender una licencia al autor, pues Magda se expresa más como un Doctor en Filología y Filosofía que como la campesina ignorante que pretende ser.

En paralelo, la señora Curren está muriendo, al menos su relato es más creíble, ella sí es Catedrática en Filosofía, pero igual coincide con “En medio de ninguna parte” en su incapacidad de comunicación, de transformar su entorno, el abandono está presente, como en la imagen de la conejera en que los animales murieron de hambre y descuido, análoga también con la de los corderos que murieron de igual forma en la otra novela. Será que estas mujeres solas, moribundas e infértiles representan la Sudáfrica blanca del Aparheit, incapaz de construir una nación, de parir un mundo nuevo, en fin, una interpretación fácil y clisé, poca cosa que decir, para unos personajes que por su derrumbamiento tampoco logran la empatía y el apego de este lector.


Germán Hernández.

Descarga aquí "En medio de ninguna parte" en formato epub.
Descarga aquí "La edad del hierro" en formato epub.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu signo