12/2/20

Los living – Martín Caparrós





- La religión son las metáforas que significan una sola cosa; el arte son las que pueden decirte lo que quieras.
Carpanta, en Los living, de Martín Caparros.

Martín Caparrós es una de las figuras más visibles del periodismo y la narrativa argentinas contemporáneas, entre la radio, el reportaje y la crónica periodística y, la novela, ha dicho, opinado y escrito sobre prácticamente todo y sobre todo; a no ser por la buena fortuna y recepción que ha tenido su enorme obra, Caparrós es lo que vulgarmente llamamos un “bombeta”.

Los living, de 2011, fue galardonada con el premio Herralde de novela en su vigésima novena edición. Trata básicamente sobre la vida de Nito, o Juan Domingo desde el día en que nació, precisamente el día en que murió el otro Juan Domingo, Perón, algo significativo y lleno de connotaciones para los lectores coetáneos de Caparrós, aunque al resto de la periferia nos resulte indiferente. Pero eso es lo que me encanta de la literatura argentina, se escribe sin complejos, lo local se exalta con dignidad universal y los resultados casi siempre son buenos, y universales también. En todo caso, la novela divaga sobre la vida contada en primera persona por el protagonista alternada con algunas escenas descritas por el narrador omnisciente, nuestro protagonista narra y narra sin énfasis y desenfadamente, casi impúdicamente todo sobre sí, y reflexiona, vaya que reflexiona, como si fuera tan sábio e inteligente como el autor, demasiado a veces, pero agudo y de una sabrosa mordacidad la más de las veces, aunque los manierismos retóricos del autor a veces llegan al cantinflismo, lamentablemente esa retórica que resumo así: “puede que sí, puede que no, lo más seguro es que quién sabe o todo lo contrario” y con la que sazona toda la novela puede ser un juego ingenioso una vez, pero no cuatrocientas veces en cuatrocientas páginas, para muestra un botón:

“Él siempre dijo que no lo proyectó: que tampoco había sido su culpa. Pero es difícil de creer. Al principio, decía, sólo quiso llevar más hombres a su molino —eso decía: hombres a su molino, sin pensar en la imagen repulsiva de hombres despatarrados revoleados por las palas de un molino, aplastados por las ruedas de un molino, molidos por molinos— porque las mujeres son la base, la argamasa, pero ninguna congregación puede avanzar sin hombres, decía, y que eso era todo, sin otras intenciones. Conociéndolo como llegué a conocerlo, yo diría que quién sabe sí, quién sabe no. Hay personas que creen que conocer a alguien es garantía de entender por qué hace lo que hace; yo creo que es exactamente lo contrario: sólo podemos pensar que sabemos cómo funciona lo que no conocemos, y conocerlo es el camino a la aceptación de la ignorancia o, por lo menos, la perplejidad de que las cosas son tanto más complejas que cualquier explicación que alguien les atribuya. Así que nunca sabré si lo había pensado desde el principio o no.”


Martín Caparrós

La vida de Nito estará atravesada por las muertes, la del padre, la del abuelo, las que previene, sí, porque ese es su don, contarle a la gente cómo habrá de morir y, poco a poco, su vida se hilvana con la de otros personajes, se enreda, se retuerce y termina siendo la marioneta de Trafálgar, el pastor evangelista, de Tinita y especialmente de Pitu Carpanta, el artista que finalmente triunfa discretamente con su obra maestra, todos ellos bichos que parecen extraídos de una novela de Roberto Arl, y que establecen un paralelismo entre lo que la novela venía siendo hasta más de la mitad de esta y, que no me convence mucho la forma en el autor hace converger el relato de Nito, con el asunto de los “living”.

La novela a nuestro modo de ver da lugar a demasiadas situaciones para llegar a un final de parodia sobre la muerte. Me decepciona el Epílogo y la facilidad con que la “Movida del living” triunfa y donde el autor que todo lo quiere decir incontinentemente sobre sus personajes, nada nos dice sobre el devenir del pastor Trafálgar o de la madre del protagonista, en fin, sobran muchas páginas, faltó economía y contención.

 Si te interesa este libro, aquí te dejo un link para que lo podás descargar y leer en formato epub: Los livin - Martín Caparrós

Germán Hernández


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu signo