21/6/11

La Saga de los Bribris: Los Umbrales Eternos – William Flores

Un poco a la manera Jostein Gaarder, en El Mundo de Sofía, un poco a la manera de Michael Ende en La Historia Interminable, otro tanto al modo de J.R.R. Tolkien en su saga de la Tierra Media, y un poco a la manera de Lezama Lima en sus Eras Imaginarias, pero especialmente, a la manera de William Flores, una novela cuyo estilo y finalidad es prácticamente inédita en la literatura costarricense: La Saga de los Bribris: Los Umbrales Eternos, publicada en el 2010 por Ediciones Espiral.

Pero Los Umbrales Eternos es mucho más que una novela de lo que se ha llamado de manera difusa “literatura fantástica y maravillosa”, Los Umbrales Eternos de Flores, es muchos libros como intenciones tiene, En primer lugar, la restauración mítica de los pueblos autóctonos de Costa Rica, en segundo lugar, una profunda reflexión sobre el papel del lector y el escritor en la creación literaria, y en tercer lugar, una deliciosa novela juvenil de aventuras y fantasía.


La restauración mítica de los pueblos autóctonos de Costa Rica

Este sub-título es inexacto si no se tiene en cuenta que por pueblos autóctonos de Costa Rica nos referimos por Costa Rica al espacio geográfico del país que es hoy día, y que antes de que se inventara, ya habían existido y existen, naciones y civilizaciones muy anteriores, con su propia lengua, cosmovisión y lugar en la historia. Por otra parte, al referirnos a restauración mítica, aludimos a esa cosmovisión reelaborada, vista de manera anacrónica por unos ojos y una conciencia del siglo XXI, pero sobre todo, redignificada, Flores pudo hablar de dragones y caballeros con celada, pero prefirió complicar las cosas dialogando con las cosmovisiones de los pueblos autóctonos y entre ellos los Bribris y los Cabécares, al tomar prestado de ellos, enriquece sin duda un género que urgía de reinventarse y renovarse.

El Papel del Lector y el Escritor en la Creación

Para Flores, queda desechada la idea del escritor demiurgo, dueño de su obra, uno solo con ella, que decide sobre el bien y el mal y sobre la vida y la muerte. En los Umbrales Eternos, el Escritor, solo es el que inicia la creación, y ésta se desata en manos de los lectores, y hasta de sus propios personajes; y he ahí la clave de toda creación, y la simultaneidad, pues el libro que leemos se escribe al mismo tiempo, tanto por el Escritor, por nosotros los lectores y los mismos personajes. Así se derriba toda predestinación y toda tiranía; Flores nos propone una novela donde cada línea no ha sido definitivamente escrita.

Una deliciosa novela juvenil de aventuras y fantasía

Y porque además, Los Umbrales Eternos, se lee de manera fluida y exquisita, la prosa de Flores ya la habíamos saboreado en sus “Dinosaurios en la Noche” (Premio Joven Creación 1989, que sufrió por parte de la Editorial Costa Rica el abandono y el escarnio de publicarse cuatro años después en 1993). Decimos que es una novela juvenil, porque el género fantástico y maravilloso tiene una recepción más natural y espontánea por parte de los lectores adolescentes, pero con toda la dignidad literaria que se puede exigir a un texto literario… puede estar seguro que ya no tiene que iniciar a un muchachito ó muchachita en la lectura con Harry Potter ó El Señor de los Anillos, Los Umbrales Eternos tiene un poco de lo mejor de todos ellos y lo suyo propio.

Dialogando con diversas Tradiciones

Ya dijimos al comienzo que Los Umbrales Eternos a la manera de varias obras y autores, construye una novela escrita por escritores, personajes y lectores; así, tomando prestado de diversas tradiciones literarias, y consciente de que la creación es sólo posible en medio del caos y no de la racionalidad positivista, nos lanza al mundo de Fantasía, donde el Serpentor, en la exquisita introducción de la novela se hace de un lápiz para escribir-corregir la obra de Escritor que lo condena a la derrota; con dicho lápiz , se hace de todo poder y secuestra a Escritor; es entonces que sus hijas para rescatarlo inician el viaje hacia la Tierra de los Bribris después de la Restauración, de esta manera, universos paralelos: Fantasía, Realidad y la Tierra de los Bribris se juntan, convergen y se distancian. Memorable en la narración es cuando los personajes llegan a Realidad y dialogan con las hijas de Escritor, en el momento mismo que están escribiéndolo.

Ahora solamente resta que usted quiera ser parte de esta novela y junto a Flores, sus personajes  comience lúdicamente a inventarla y traspasar los Umbrales Eternos de la creación. 

Germán Hernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu signo