6/8/13

Los hombres de la guadaña – John Connolly



John Connoly es irlandés, pero pasa la mitad del año en los Estados Unidos y la otra en su país natal. Es uno de los escritores de novela negra más importantes de la actualidad. Su personaje principal es el atormentado detective Charlie Parker  (sí, inspirado en el nombre del genial maestro y saxofonista de jazz) y una fascinante pareja interracial y homosexual de sicarios: Ángel y Luis.

Para los críticos y lectores ortodoxos del género, Connolly es un dilema, coquetea con elementos sobrenaturales y fantásticos en sus obras, lo cual ha generado desconcierto y debates alrededor del género policiaco.  Para nosotros no es más que la constatación de que los límites entre géneros son siempre difusos, y en hora buena, para que al final se imponga la calidad literaria y su dignidad artística.

“Los hombres de la guadaña”, publicada en el 2008 con el título original “The Reapers” es la sétima entrega de la serie donde curiosamente el detective Parker no ocupa el lugar protagónico;  esta vez son Luis y Angel, con mayor énfasis en Luis, el misterioso hombre negro e impecablemente vestido que convive con el desarrapado Luis. Seremos trasladados hasta el origen de todo, de su herencia de horror y segregación racial, de violencia doméstica y desarraigo hasta la iniciación como asesino; desde ahí nos hará descender por el mundo de las organizaciones criminales secretas, personajes que se camuflan bajo la fachada de un transeúnte cualquiera, pero cuyas actividades son el homicidio a sueldo, para estos hombres, y en particular Luis, sus propias acciones podrían alcanzarlo.

John Connolly
Esta vez, los elementos paranormales estarán ausentes. Lo que sí extraña en Connolly que sabe construir personajes vigorosos y psicológicamente singulares, son las extenuantes y muchas veces innecesarias descripciones y antecedentes sobre estos; el resultado es que sobran los detalles y falta sutileza, como en el caso de Willie Brew y Arno, socios y compañeros de trabajo, personajes encantadores, cuya relación de amistad y su buen humor están impecablemente logrados pero en el texto, para introducirlos, el autor por momentos termina por empantanar la acción del relato. Igual sucede con las académicas explicaciones sobre “la química de la maldad”, pasajes donde se razona sobre lo que hace a un sujeto homicida o no, que por su didactismo y exposición caen en el hueco sin fondo del positivismo mecanicista, cuando por lo contrario, los personajes rebozan de voluntad propia y discernimiento y no de dichos determinismos.

Con todo, “Los hombres de la guadaña” es un pieza hermosa, que se lee con excitación y angustia, que es lo que toda novela de su género debe provocar.


Germán Hernández.

_________________________

¿Desea mejorar la calidad literaria de su obra?

Más información → aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu signo