23/8/13

Mesías - Guillermo Salas Suárez



 


Mesías
 
Algunos le aclamaban públicamente como el Mesías, a otros no les cabía la menor duda de que era el Anticristo. Él prefería hacerse llamar Batman, a secas. Jamás le pasó por la mente que su icónico murciélago sería interpretado como una cruz de brazos desproporcionados ni que el mero roce con su capa sanaría a los enfermos. Sin proponérselo, iglesias enteras se habían levantado en su nombre y estampitas de su imagen con la cabeza coronada por un nimbo se vendían en las calles. Muchos rabinos escépticos no tardaron en publicitarlo armando calurosos debates en las sinagogas. Idealista hasta la exasperación, una única motivación justificaba su proceder: la instauración de un nuevo orden. Había nacido en una ciudad que se alimentaba de sus propias regurgitaciones, en camino a inmolarse a sí misma con la sangre de sus hijos. Oprimida más por unas tablas de piedra perdidas que por dogmática corrupción, Ciudad Gótica se consumía en la desesperación, nadando en sus propios desperdicios políticos, temerosa pero consciente de su desenlace inevitable. La clase alta, en su mayoría patricios y cónsules romanos, intentaba frenar el descontento popular a punta de promesas intangibles y falacias que aseguraban prolongar un mitológico estado de bonanza de la ciudad, celebrando sus virtudes inexistentes y conquistas sociales que jamás nadie percibió. Una bola de delincuentes liderados por payasos, pingüinos y mutilados había declarado un estado de guerra permanente contra el Cæsar siguiendo una apremiante sed de poder. Compartían la premura de la población, harta también de la lepra política y finanzas publicas al borde del colapso.  Convencidos de que un sistema político tan viciado como el suyo no tenía otro destino más que convertirse en su propio sepulturero, habían desplegado una campaña de oposición que pretendía derrocar uno por uno a los magistrados y desfalcar el tesoro nacional. Ya fuera por la descoronación del Cæsar cuya parsimonia mantenía a todos con los nervios de punta o por paliativa muerte natural del sistema, lo único que mantenía viva a Ciudad Gótica era la espera de la muerte. Con todo, había quienes de vez en cuando manifestaban rachas de insensata esperanza. No tuvieron que esperar demasiado tiempo cuando las noticias comenzaron a alimentar sus anhelos. Pocos se creían merecedores de una redención cuando Batman hizo su primera aparición. La policía no supo al principio cómo reaccionar ante este nuevo agente anárquico de justicia. Ninguno de sus operativos había sido capaz de interceptar diez traficantes de drogas y cuerpos en una noche; ninguno tampoco había matado a la mitad de esta cifra. Culpado oficialmente por asesinato y amenaza al orden público, sus siguientes hazañas fueron colmando la paciencia de la policía, cuya reputación cercenó en cosa de meses, y le granjearon una imagen grandiosa y terrible que bullía con las opiniones más contrastantes. Varias docenas de apóstoles se autonombraban ungidos y hacían grandes esfuerzos por esparcir la fe. “El Hijo del Hombre no necesita andar escondiéndose en la oscuridad de la noche, ni permanecer reticente ante las mil preguntas que ha generado en el pueblo” era argumento predilecto entre rabinos. Es verdad que Batman jamás había concedido una entrevista antes los medios y que sus escurridizos modales lo acercaban más a la canalla que combatía que a las expectativas del sector que defendía. “Todo lo que tenía que decir ya lo dijo en las Escrituras. Son sus acciones y no sus palabras lo que cuenta” respondían los apóstoles ante la inexistente (a todas luces reprochable) retórica de su maestro. Milagroso era su políticamente inconcebible éxito como líder mudo. Quizá consciente de la volubilidad de la palabra, se diría que quería huir de todo aquello que pudiera emparentarlo con el menor destello de demagogia. No necesitó una sola palabra para comprar el estatus de santidad popular. Tema principal de periódicos y grafitis, las autoridades religiosas no se animaban a proclamarse sobre ninguno de sus milagros. Sus archivos fueron coleccionando cartas y pruebas científicas de tumores extirpados de la noche a la mañana atribuidos a la intercesión del murciélago. Otros milagros eran mucho más circenses, en especial sus inexplicables desapariciones al ser sitiado por la policía varias veces, su comprobada inmortalidad tras golpes y estocadas que equivalían a una muerte segura, ni qué decir de su identidad incólume, huérfana de conjeturas verosímiles. ¿Quién era aquél criminal que no se atrevía a dar la cara por sus delitos? ¿Qué lección de humildad quería dar este Innombrable? Muchos quisieron ver en su máscara su propio indulto contra la sangre que había derramado, transfiriendo a su alter ego la obra de sus manos. Otros no tardaron en especular sobre su subrepticia relación con una prostituta y ladrona, conocida en el bajo mundo como Gatúbela. Los periódicos silenciaban su verdadero nombre y se limitaban a publicar detalles sin importancia de su vida personal: perfumera de oficio durante algún tiempo, de innegable belleza, vista en más de una ocasión entre grupos de apóstoles. No fue hasta su conversión pública, sin embargo, salvada de ser apedreada por trifulcas extramaritales, que su nombre fue a dado a conocer (no su nombre de pila, sino un nombre nuevo escogido para ella por su redentor: María Magdalena). Desde ese momento los paparazzi nunca la dejaron tranquila. Pronto dieron a conocer que, empecinado con la ilusión de perseguir fama, un joven de diecisiete años aficionado a las artes marciales y adivinatorias, se había lanzado en la frenética búsqueda de su quiróptero ídolo, buscando su guarida en establos, talleres de carpintería, mercados y cavernas. No se supo nada de él en meses. Su familia, desesperada ante su desaparición, interpuso varias denuncias por corrupción de menores y se embarcó en una cruzada inútil para recuperar a su hijo. Cuando los medios comenzaron a publicar imágenes de Batman junto a un nuevo, innominado subalterno, nadie tuvo la menor sospecha de quién se trataba. Entre los tabloides se coló la información (¿espuria?) de que su nombre había sido cambiado a Boanerges. Todos los demás periódicos, manteniéndose al margen de lo que sus hermanos menores publicaban, y al no tener un nombre oficial con qué designarlo (su familia había comprado piadosa discreción para con su hijo) lo denominaron Juan, siendo el nombre más común que encontraron. Había nacido una tradición: cambiarse el nombre fue desde entonces condición sine qua non para seguir a Batman. Las conjeturas sobre la verdadera naturaleza de su relación con el chico, pan de cada día, instauró nuevos cánones de santidad en la Iglesia. En un gigantesco esfuerzo por mitigar los insidiosos efectos expelidos todos los días por la prensa, los apóstoles dedicaron incontables horas a compendiar las escenas más significativas de la vida y obras de su caudillo en folletos que fueron apodados “historietas” por los escépticos, denigrando su objetividad histórica; los más procaces las llamaban cómics, no por la generosa afluencia de grabados de los primeros incunables, sino porque los episodios que narraban se les antojaban oscuramente cómicos. Se sobreentendió que los apóstoles habían rubricado un pacto de silencio cuando, ante una tempestad de averiguaciones, atribuyeron a la ornitología la fuente de sus escritos. Estas historietas no podían menos que exaltar la imaginación popular y afianzar un culto que se propagó vertiginosamente. La proliferación de apóstoles dio pie a nuevas series de historietas no oficiales que fueron censuradas como apócrifas por la incipiente institucionalización del credo. La prensa, motejada como “la historieta de los gentiles”, seguía publicando noticias que rápidamente perdieron credibilidad pese a la profusión de fotografías y testimonios. Llegó un punto en el que no había consenso sobre la veracidad de noticias, historietas ni leyendas populares en torno a Batman. Con tantas versiones de diferentes hechos, el culto sufrió cismas y reformas que terminaron prácticamente convirtiendo a su fundador en el máximo motivo de separación entre la población. El único acontecimiento que sí fue registrado tanto por conversos como paganos fue su ejecución. El gobierno se rehusó a dar explicaciones oficiales sobre su captura en una madrugada de invierno que todos siguieron por televisión. La disgregación de los apóstoles y el suicidio de uno de ellos fueron cubiertos por medios menores a los que pocos prestaron atención. Pilatos dispuso de un referendo popular para decidir la suerte que habría de correr Batman. Una multitud sin memoria, aturdida por una algarabía de mitos autoexcluentes entre sí, decidió liquidarlo en pena de sus violaciones a la ley, desconociendo el estado de bonanza que Ciudad Gótica comenzaba a experimentar en materia de seguridad y economía. Como si la súbita purificación de sevicia urbana les causara un severo malestar moral. Sin oponer resistencia alguna, porque era el mismo pueblo por el que había peleado el que ahora lo sacrificaba, Batman se sometió al ejercicio de la ley del hombre por vez primera. Expiró, sin antes pronunciar palabras en latín que nadie se atrevió a transcribir. Quienes han vivido para contar aquél día terrible recuerdan un cambio repentino en el tiempo atmosférico y la certidumbre de que acababan de cometer una grave prevaricación. Los tabloides publicaron una entrevista (¿espuria?) con Juan en la que el pupilo explicaba sucintamente el destino de su Maestro: “Batman no ha muerto porque los símbolos no mueren. Su grandeza no reside en haber desterrado a los payasos, sino en responder a la mayor necesidad de esta ciudad: un líder.” Tres días después, los apóstoles esperarían ansiosos el momento en que Batman se levantaría de las cenizas.

 


Guillermo Salas Suárez nace en la ciudad de Grecia, Costa Rica, en 1990.

Sus trabajos se pueden acceder en su blog de autor Artificios, en su mayoría cuentos, ensayos y artículos sobre literatura y música.

Otras áreas de interés incluyen religión, sexualidad y traducción.

Actualmente reside en Illinois, activo como músico freelancer.


 Descargue la Versión en PDF de este texto: Mesías - Guillermo Salas Suarez
Para publicar en la Convocatoria Permanente de Narrativa 

Siga las publicaciones y comentarios de la Convocatoria Permanente de Narrativa en Facebook


_________________________

¿Desea mejorar la calidad literaria de su obra?

Más información aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu signo