18/8/16

Letra espina - Vilma Vargas Robles



La poeta, Vilma Vargas Robles, nos ofrece su poemario "Letra espina" recién salido del horno por Ediciones Arboleda y comparte con todos y todas esta probadita...


Letra espina

Sospecho de todo, muerte,
también de mí hecha pan y mujer.
Sospecho del acto de escribir,
la poesía es un río de lodo y piedras, una avalancha.
Conozco el delirio de mostrarnos
                                    como una nueva obra de arte.
Me alejo, me escondo en los cerros,
                                          Y encuentro la letra-espina.
En el esqueleto de los peces negros del petróleo lloro
                                                                            lo último.
Hecha de huesitos de pájaro me atraviesa
                                                         la cuchilla del viento.
Mientras un presentador dice, noticiemos,
en el salón de los habituales,
huele nuestra barbarie,
lo que no hacemos,
el poema que no grita.
Enrosco mi lectura en un nicho de barro y tiempo.
En Puerto Príncipe, Haití,
en las babas del cólera de cada haitiano muerto:
no queda otro arte en vida posible.


Convocados a la mesa

Y estábamos todos convocados a la mesa.
Era la noche menos clara del año.
Época ya de la desmemoria,
Sentados uno frente al otro,
pasaba y pasaba nuestra existencia
ante un gentío de sordo parloteo.
Eran los días del nadie escucha a nadie;
embobados por las pantallas
donde creíamos vivir nosotros los humanos.


Las ceibas o el eterno presente

Al paso del crujido de los horcones,
conmigo llevo la casa de mis abuelos.

El tronco de la ceiba manda
a mis piernas su clorofila.

Papá tiene hoy el rostro más claro
y una lágrima ante el chiste de la tarde.

El trabajo termina antes del sol
y el calor cae con el viento.

La mañana nos devuelve el aire
a trescientos años de frente
y le pregunto al abuelo:
¿cómo no se ha muerto?,
al paso del crujido de los horcones

y a ras de tierra, la muerte pierde su aguijón


Vilma Vargas Robles nace en San José de Costa Rica el 4 de febrero de 1961. Pasa su infancia en Turrubares. Tiene estudios de sociología, derecho y literatura por la Universidad de Costa Rica. Ha publicado los libros, El fuego y la siesta (1983), Premio Centroamericano Juan Ramón Molina del Ministerio de Cultura de Honduras, El ojo de la cerradura (1993), publicación de la Editorial de la Universidad de Costa Rica, prólogo de Jorge Boccanera, y Quizá el mañana, también de la Editorial de la Universidad de Costa Rica. El fuego y la siesta se publica en Costa Rica en el año 2004, por primera vez en dicho país. Su obra ha sido publicada en las siguientes antologías: Voces indómitas o las poetas en Costa Rica. Selección, prólogo y notas de Sonia Marta Mora y Flora Ovares. Editorial Mujeres, Costa Rica, 1994. Sostener la palabra. Antología de poesía costarricense contemporánea. Compilador Adriano Corrales Arias. Co-edición Instituto Tecnológico de Costa Rica y Editorial Arboleda, San José Costa Rica, 1977. Lunada poética. Poesía costarricense actual. Compilada por Armando Rodríguez Ballesteros. Ediciones Andrómeda. Costa Rica, 2006.  Su obra ha sido publicada por diferentes revistas y páginas literarias internacionales en Internet. Entre ellas: Artepoética, Editorial Costa Rica, Letras de Uruguay, entre otras. Fue cofundadora de Casa Poesía en el 2002. Ha participado en algunos festivales y congresos de literatura y en diferentes encuentros literarios dentro y fuera del país, entre ellos: El primer Festival de Poesía Internacional de Granada, Nicaragua, 2005; Congreso de Escritoras y Escritores de Centro América de la Universidad Tecnológica de Panamá, 2005. En abril del 2006 participa en el Centro Cultural de España en Costa Rica en Una más de mujeres o unas mujeres de más. ¿El límite de género? Curaduría a cargo de Clara Astiasarán e Isabel López. En marzo del 2009 participa en el VI Congreso de Escritores Latinoamericano organizado por el Instituto Tecnológico de Costa Rica. Ha sido invitada al III Festival Internacional de Poesía, 2009, en São Paulo, Secretaría de la Cultura de São Paulo y de la UNESCO.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu signo