9/3/12

Iván Humanes - El Gran Faisán










El Gran Faisán


A Fernando Arrabal


PERSONAJES


ERA, mujer joven, bella.
TÁNATA, mujer de edad.
Tanto ERA como TÁNATA visten uniformes y cascos militares, no llevan armas.

THE KING, hombre de 30 años, hiperactivo y delirante.
Viste unos calzoncillos largos y una capa roja. Lleva una corona en la cabeza y un cetro en la mano.

La acción se desarrolla en un lugar en ruinas. En el fondo de la escena las ruinas rodean tres grandes cajas de cartón. Dichas cajas tienen ventanas cubiertas por paños de cocina, y una abertura de cara al público cubierta por tela roja aterciopelada. La caja del centro tiene una chimenea que está cubierta de papel dorado. En el centro del escenario y en primera fila hay un trono real y dos sillas de niño a cada lado.


 Acto Único


El escenario en silencio durante unos segundos. Instantes después suenan tres despertadores, uno después de otro, en cada caja de cartón. Más tarde se escuchan unos bostezos exagerados en las dos cajas laterales. Tras los bostezos se apagan los despertadores en esas dos cajas, sigue sonando el despertador en la caja central. De las cajas laterales aparecen ERA y TÁNATA. ERA de la caja derecha, TÁNATA de la izquierda.

ERA. -(Se despereza de forma exagerada y comienza a corretear por el escenario haciendo diferentes ejercicios gimnásticos.)
¡Arriba, hermana! ¡Hay que calentar los músculos! ¡Hoy es el gran día! ¡Cumplamos nuestro objetivo!

TÁNATA -(Le sigue sin energía, adormilada y reproduciendo sin interés y torpemente los ejercicios que realiza ERA.)
Me tiene envidia. Me tiene envidia. Me tiene envidia. (Dice susurrando y dirigiéndose al público.)

ERA. – Uno, dos, uno, dos, uno dos (continúan ejercitándose). (Con brío) ¡La Naturaleza nos ama! ¡Estamos vivitas y coleando y hay que darle al mundo toda la energía que tenemos! ¡Y más aún! (ERA y TÁNATA finalizan sus ejercicios. Después, con la mano en el pecho y mirando al horizonte, entonan un cántico militar. TÁNATA canta con poco entusiasmo.)

ERA Y TÁNATA. – (A coro.)
Desde las montañas de Moctezuma
Hasta las tierras perdidas de nuestros padres;
Nosotras lucharemos en las batallas
Por el aire, la tierra y el mar.
Llevaremos hasta los confines el honor,
El pueblo fantasma ya grita nuestras hazañas.
Pelearemos por nuestro gran Rey…


(Durante la marcha, THE KING grita desde la caja central y apaga su despertador.)

THE KING. -¡Apaguen esa música odiosa! ¡Déjenme dormir!

(El cántico militar se interrumpe y ERA y TÁNATA van sigilosamente hasta esa caja central, se arrodillan antes de llegar y reptan hasta que introducen la cabeza, una en cada lado, por la puerta simulada con tela roja. THE KING comienza a roncar y ellas hablan con la cabeza dentro de la caja y en voz muy alta.)

ERA. –(Entusiasmada.) ¡Deberíamos despertar a nuestro Rey! ¡Quedan seis minutos para la visita!

TÁNATA. –(Con tono lastimero). Ah, sí, la gran visita. La que hemos esperados durante diez años. Ningún paciente durante diez años y de repente uno en la lista. ¡Despertémosle entonces!

ERA. -(En voz baja, casi susurrando.) Señor, mi señor, despierte, despierte, despierte, que la alondra ya está en lo más alto del campanario, el grillo ha cacareado y la serpiente se muerde la cola.

THE KING. -(Muy enfadado y con voz atronadora.) ¡Qué majadería es esta! ¡Las once de la mañana y vosotras, todo mi ejército, ya disparando los fusiles!

(ERA y TÁNATA sacan rápidamente sus cabezas de la caja y se arrodillan ante la puerta, esperando la salida de THE KING. THE KING aparece en escena. Sale de su caja. Bendice a ERA y TÁNATA, y continúa caminando por el escenario, en diferentes direcciones mientras saluda a derecha e izquierda, como si una cantidad de súbditos estuviesen también arrodillados. Va preguntado.)

¿Qué tal se encuentra su familia? ¡Vaya, por Dios, no debería regalarme su liga señorita, qué indecencia a estas horas! Sea usted bendecido, panadero. Buenos días tenga señor ingeniero, ¿cómo va la construcción de la gran muralla china? ¡Qué flores tan estrambóticas lleva usted en su tocado! Gracias, gracias. No es para tanto, joven. ¡No soy ningún niño, conozco la historia del mundo! ¡Un gorila!

(ERA y TÁNATA, hacia el final de los saludos de THE KING se arrastran arrodilladas detrás de él. THE KING se gira a ellas, tras los saludos.)

¡Pero bueno! (THE KING sorprendido y aterrorizado) ¿Quiénes son estos leones que me siguen? ¡Están hambrientos! ¡Seguro que me quieren comer y destripar mis manos de rey, y mi cara de emperador, y mis labios de pitiminí, y todos mis pies que sangran como sangraron los del único dios! ¡ERA! ¡TÁNATA! ¿Dónde estáis? ¡Van a matarme! ¡Unos leones van a matarme!

(ERA y TÁNATA se levantan apresuradas, con más agilidad ERA que TÁNATA, y saludan militarmente al Rey.)

ERA- ¡ERA para servirle!

TÁNATA- ¡TÁNATA para mortificarle!

ERA y TÁNATA -(A la vez.) ¡Siempre a su lado y luchando por su vida en este mundo sin vida!

ERA - ¡Prestas a practicar la psicología en el hombre moderno!

TÁNATA -¡Preparadas para la extracción de la piedra de la locura!

THE KING- (Abrazándose a ERA y TÁNATA, como si las hubiera visto por primera vez, aunque luego, tras ser consciente de su acto, adoptando su pose real y distante y repudiándolas.) Ah, vaya. Creía que no iban a librarme de los leones. Con este cetro mismo he roto sus largos dientes y con sus colas he hilado yo mismo esta capa que me contempla. Llegan tarde. Espero que me obedezcan cuando las necesite, sino habrá palos (agita su cetro.) Ya de buena mañana he tenido que hacer frente a esas dos bestias. Más vale que tengan que decirme algo importante, ¿qué desean?

ERA- (Entusiasmada.) Señor, hoy es el primer día del año diez en el mundo. Estamos de celebración. Y tiene visita. Su paciente. El único en estos últimos años…

TÁNATA- (Saca del bolsillo de su pantalón un papelito y lee solemnemente, como si fuese un mensajero real.) Visita del paciente que toma por nombre G. en primera instancia, a las 11.06 minutos. Cuadro general: psicología débil del hombre antiguo, antes de la destrucción y la desaparición del mundo. Necesidades: sesión real de psicoanálisis. (Guarda el papel en su bolsillo.)

THE KING. -¡Por todos los diablos! Ocupemos pronto nuestros sillones y pasemos consulta.

(Los tres se dirigen al trono y a las dos sillas corriendo. THE KING se sienta en el trono real. TÁNATA se sienta exhausta en su silla a la izquierda. ERA realiza diferentes ejercicios hasta que ocupa la silla a la derecha.)

Querida TÁNATA, ya puede llamar a consulta.

TÁNATA- (Solemne.) Por orden real, en el año diez de la nueva era, tras la gran catástrofe, ya puede pasar el paciente número uno.

(Silencio. ERA, TÁNATA y THE KING suspenden todo movimiento durante quince segundos.)

THE KING- (Sobresaltado, dirigiéndose a ERA y TÁNATA indistintamente.) Qué barbaridad. ¡Cómo pasa el tiempo! ¡Por dónde íbamos! Ah, sí. Habría que establecer contacto con los otros reyes y príncipes de los demás países. En caso de que no quieran colaborar y someterse a mi imperio entonces todo mi ejército, es decir, vosotras, actuaréis sin compasión, entraréis por los conductos del subsuelo y por los túneles de ventilación y exterminaréis a todos los ejércitos, luego traeréis a los prisioneros y vigilaréis las fronteras. ¡Hay que tener controlados a esos bárbaros del norte!

ERA- (Hablando ilusionada a TÁNATA.) Y yo violaré a todos los soldados.

TÁNATA- (Dirigiéndose con rabia a ERA.) Y después yo los pasaré a cuchillo y celebraremos una fiesta mientras suena un réquiem de Mozart.

ERA- Y yo recordaré lo que he hecho y me excitaré y creeré que son fantasmas y que están por aquí y por allá y continuaré con el mete-saca…

TÁNATA -¡Cientos de prisioneros en grilletes!

ERA –Cientos no, miles.

TÁNATA -¡Millones!

ERA -¡Un trillón de hombres!

THE KING -(Enfadado.) ¡Silencio! ¡Callen esas bocas! ¿Tenemos algún paciente para hoy?

ERA –(Ríe.) No creo, mi señor. (Dudando.) Ya no quedan hombres por estas latitudes.

TÁNATA –La raza de los hombres se extinguió, ya sólo queda usted que propiamente es un dios, y nosotras, que somos sus ángeles protectores.

(Silencio. Unos segundos. Luego TÁNATA recuerda y busca desesperada en el bolsillo de su pantalón y encuentra un papel.)

TÁNATA- (grita arrebatada.) ¡Achtung! ¡Achtung!
(Los tres se levantan sobresaltados y corretean por la escena mientras se escucha una sirena.)

THE KING- ¡Cuerpo a tierra!
(Los tres se tumban en el suelo boca arriba, TÁNATA extrae de nuevo su papel.)

TÁNATA -(Desquiciada.) Visita del paciente que denominaremos G. en primera instancia, a las 11.06 minutos. Cuadro general: psicología débil del hombre antiguo, antes de la destrucción y la desaparición del mundo. Necesidades: sesión real de psicoanálisis.

(Cuando TÁNATA acaba de leer se levantan apresurados y vuelven a ocupar el sillón y sus sillas. Aunque esta vez THE KING ocupa la silla de la izquierda, ERA el trono y TÁNATA la derecha. Se dan cuenta y THE KING ordena con un gesto desbaratado que vuelvan a intercambiar las posiciones. Finalmente todos ocupan los puestos que originalmente les pertenecen.)

THE KING -Por orden real, ERA, le ordeno que haga pasar al paciente denominado originalmente G.

ERA- (Se levanta y se dirige a la parte derecha del escenario, de cara al público simula abrir una puerta. Una vez abierta realiza unos gestos obscenos.)

THE KING -¡Haga entrar al paciente a la orden de ya! ¡Ya!

ERA- (Lanza unos besos. Más tarde, cierra la puerta. Se arrodilla ante THE KING.) (Sensual.) No me haga nada. No me pegue, por favor, no lo haga.

(Ella misma se azota. THE KING con su cetro realiza unos gestos nombrándole caballera.)

THE KING -Por la gracia que el único dios me concede cada día yo le nombro caballera real de la corte del rey Arturo.

TÁNATA -(Se arrodilla junto a ella también y comienza a retorcerse de dolor.) No lo haga, por los leones que más quiera, no me coma, no me mate, no beba de mi sangre, no haga de este río un mar, cuide mis dientes, deme de comer cada día, no consienta que el nuevo mundo me atrape en sus garras, padre, si quiere le llamo padre. Padre, padre nuestro, padrecito, mi pobre padre.

ERA –(Besando los pies de THE KING.) Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, en el cielo y en esta tierra…

THE KING- (La nombra con el cetro también caballera real). Por la gracia que el único dios me concede cada noche yo le nombro caballera real de la corte del mago Merlín. (Luego, muy enfadado.) ¡Ocupen sus puestos, caballeras!
           
(Silencio. Se escucha una radio antigua. En la radio un mensaje: “No salgan de sus casas. La contaminación ha alcanzado el nivel alfa. Continúen en ellas. No realicen actos que puedan considerarse extremos contra la supervivencia…” Se corta el mensaje entre interferencias.)

THE KING- ¿Han escuchado? Me ha parecido que unos nudillos golpeaban la puerta de una consulta.

ERA -(Suplicando a THE KING con tono infantil.) ¿Voy a ver, papá? Déjame ver quién es. A lo mejor son los científicos, que ya han encontrado una cura y podemos salir todos de casa.

TÁNATA -(Suplicando también a THE KING con tono infantil.) ¿Puedo ir yo también a ver quién llama? Dicen que no se puede ir por las calles porque hay toque de queda y quien sale allá afuera muere por la radiación… Pero nuestros físicos ya lo habrán solucionado, y será el lechero que trae galletas y leche fresca.

ERA -(Entusiasmada.) ¡Sí, leche fresca! Como hace años que no vemos. Como hace siglos que no probamos.

TÁNATA -¡Desde el Big Bang!

ERA –(Llorando.) ¿Y nuestra pobre madre? ¿Qué le pasó a nuestra pobre madre atómica?

(Silencio. Durante unos segundos los tres con la vista perdida)

THE KING –(Como si despertase de un sueño. Mira a derecha e izquierda y se levanta sobresaltado.) ¿Quiénes son ustedes jovencitas? ¿Hace mucho tiempo que están aquí? ¿Un día? ¿Dos días? ¿Ocho años? ¿Acaso no deberían estar ya en la cama? ¿Sus padres no deberían estar explicándoles un cuento?

ERA Y TÁNATA –(Al unísono. Se levantan como un resorte y le saludan militarmente.) ¡ERA y TÁNATA para servirle a usted y a la justa causa del imperio!

THE KING –(Se sienta en su trono.) Pueden sentarse, soldados. (ERA y TÁNATA toman asiento). Esto me recuerda el principio de los tiempos (pausa), cuando los faisanes aún lucían sus plumas y comían grano (pausa), cuando los flamencos aún vestían sus abrigos rosas…

TÁNATA -(Dirigiéndose al público. Susurrando.) Cuando aún había uvas para guisar los faisanes y los flamencos.

THE KING -(Condescendiente.) Amadas hijas, hace ya varios años que vuestra madre murió por culpa de ese viejo mundo elemental...

ERA –(Interrumpiendo. Dirigiéndose a TÁNATA) El otro día soñé con un acelerador de partículas y una miga de pan que llevaba un pájaro.

THE KING –(Sin hacer caso al comentario, continúa.) En vuestras palabras veo esperanza, y confío en el mundo futuro, en vuestras semillitas llenas de gracia que serán mis nietos. (Bendice con el cetro el vientre de ERA Y TÁNATA.) Abramos la puerta. ¡Veamos si el gran faisán es apto para concebir a mis ángeles!

(Los tres se levantan y con pasos sigilosos se acercan a la puerta imaginaria. THE KING abre lentamente la misma. Los tres se sorprenden al abrir la puerta y ver al hipotético visitante, y después de mirarse nerviosamente entre ellos, THE KING y TÁNATA ocupan a la carrera sus asientos. ERA se queda en la puerta y una vez ellos se han sentado hace una reverencia al visitante).

ERA- Señor, el primer paciente en diez años ha venido a recibir su visita en la corte.

TÁNATA- (Saca de nuevo el papelito del bolsillo y lo lee sin decir nada. Luego, se levanta y se dirige al público, en voz alta.) ¿Señor Godot? Ya puede pasar.

TELÓN RÁPIDO



Iván Humanes (Barcelona, 1976). Licenciado en Derecho. Ha publicado recientemente el libro de relatos Los caníbales (Libros del Innombrable, 2011). Además, el libro de relatos La memoria del laberinto (CyH, 2005), la novela La emboscada (InÉditor, 2010), y en coautoría el ensayo Malditos. La biblioteca olvidada (Grafein, 2006) y 101 coños (Grafein, 2008). Relatos publicados en antologías como A contratiempo (Nemira, 2009) y El libro del voyeur (Ediciones del viento, 2010). Colaborador de revistas literarias como Sibila, Literaturas.com, Revista de Letras o Crítica (UAP). Visite su Blog de Autor en: www.ivanhumanes.com

Aquí puede descargar en formato pdf: El Gran Faisán  - Iván Humanes 

Síga las publicaciones y comentarios de la Convocatoria Permanente de Narrativa en Facebook

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu signo