16/2/18

Archosaurio - Bernabé Berrocal



Mi primer encuentro con Juansantamaría fue a los seis años cuando estaba en el Kínder, me disfrazaron de héroe nacional, mi mamá hizo una bella antorcha con papel celofán, recuerdo que utilizó como mango para la tea vengadora mi Chipote Chillón del Chapulín Colorado (Ese sí era un verdadero héroe para mí). Cuando llegué al Kínder para la celebración patria, descubrí que todos mis compañeritos eran Juansantamarías también, me sentí decepcionado de no ser el único. Mi mamá para la ocasión me había contado una versión de la gesta heroica que  nunca jamás he vuelto a escuchar: El erizo valientemente se ofreció a quemar el Mesón desde donde los filibusteros resguardados masacraban a nuestros soldados, salió sosteniendo la antorcha, los francotiradores hirieron su brazo, la levantó de nuevo con el otro brazo, continuó su carrera, apunto estaba de arrojarla a los enemigos, y lo hirieron nuevamente en el otro, y con la boca recogió el arma letal, la agitó y la lanzó hasta los invasores y calló muerto y eterno. Mi mamá hubiera sido una gran escritora de sagas fantásticas, no hay duda.

Antes de mi segundo encuentro fueron más bien desencuentros entre la realidad histórica y el mito, hoy día para mí la realidad mítica es más poderosa que la histórica por lo que no me hago rollos con eso. Digo, mi segundo encuentro fue en el 2009, para el primer concierto de Iron Maiden en Costa Rica, recuerdo que mi amado amigo Manuel García me invitó para esa ocasión, me regaló una entrada VIP, pero fue imposible, ya la agorafobia estaba comenzando a envenenarme y la sola idea del gentío me daba vértigo. Pero sí que disfruté la traviesa imagen que algún ingenioso fanático editó en esos días, en la cual, desde el monumento de Juansantamaría, se veía a éste transfigurado en la persona del emblemático Eddie, la mascota de Iron Maiden, lo sentí más épico y exquisito que en The Tropper. Y es la imagen que todavía me taladra cuando leí Archosaurio.

Y mi tercer encuentro con Juansantamaría, precisamente es esa. Ha sido recién en estos meses, con la novela de Bernabé Berrocal, Archosaurio, como un delicado bicho mitológico, entre lo onírico y lo existencial que me volvieron esas imágenes. Perturbadora y descarnada, la he leído con angustia y dolor, con un Juansantamaría y un William Walker tan tristes y sobrevivientes de sus pesares, que justamente cuando estaban a punto de alcanzar el perdón lo ven naufragar en la inmundicia del Río Tárcoles.

Bernabé Berrocal


La novela experimental no tiene que ser una roca impenetrable, también puede ser un despliegue de ternura, un proceso de desmitologización, y restauración, tal como lo hace Berrocal, un fino y delicado narrador que tiene respeto por los materiales de trabajo y los usa con destreza, Archosaurio es la novela que Bretón y sus secuaces anhelaban escribir y no pudieron, yo recomiendo su lectura en las noches, para los que perdieron sus sueños, o el único sueño, a lo mejor aquí lo encuentran. Yo encantado de no tener que buscar más. Ahora los héroes nacionales, sean estos actrices porno, galleros, exiliados, burdos peatones reventados por las deudas, monosoñadores o estatuas desmoronándose, todos están más cercanos y sanguíneos que nunca.

Germán Hernández




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu signo