7/2/12

De todas las Selvas – Daniela Trottier



Publicado en 2006, por la Editorial de la Universidad de Costa Rica, De todas las selvas de Daniela Trottier, me llegó por recomendación del maestro Rafael Ángel Herra.

Daniela Trottier, ha sido muchas personas encarnadas en una sola, quien desee indagar en ellas, tendrá su oportunidad si lo desea, en este libro al que nos referimos, podríamos descender e incrustarnos en algunas  de ellas, en la testigo, porque atestigua, y en la de protagonista, porque así lo quisieron sus sueños.

Es un relato que tiene su corazón entre 1978 y 1979, da unos pasos hacia atrás para prolongar sus extremidades y afirmarse históricamente, y da unos pasos adelante para proyectar su cabeza y sus manos constructoras, el lugar es Costa Rica, una que muchos olvidaron y que oficialmente quieren que olvidemos: la Costa Rica que fue hermana y compañera de una Nicaragua preñada de sueños revolucionarios y emancipadores.

De todas las selvas, tiene una estructura y una construcción que se desenvuelve híbridamente, es prosa poética, es testimonio, y es relato que se conjugan de manera casi novelesca a partir de una narradora que recoge un instante en la vida de una multitud de vidas, va más allá del anecdotario, sus pretensiones  se incrustan en la singularidad de cada guerrillero y guerrillera, el breve trazo que abarca dejando las incógnitas: los antes y los después de estas vidas narradas, algunas más notorias (el Comandante  0, Viviana Gallardo, La Chayo, etc.), otras más discretas y anónimas (Aquellas como bien dice Jorge Jimenez  son “los nombres propios del anonimato de cañón que alimenta todas las revoluciones. Personajes todos blindados de alias como en una conjura nominalista para resistir la tumefacción de la metralla y el olvido”). Totalmente caótica, inabarcable, como deben haber sido esos años, y como seguramente debe ser escrito.

Estas vidas narradas, son las de los héroes revolucionarios, seres de carne y hueso, hombres y mujeres que sienten miedo y hambre, que en medio de su corporeidad frágil y vulnerable, tenían un sueño compartido capaz de engendrar y parir en cada uno y cada una las mejores virtudes.

Y a lo largo de estas vidas, sobresale siempre, casi como recurso contra la amargura y el dolor: un humor ácido, que contiene la ironía de quien soñó otro mundo desde la precariedad y en circunstancias imprevistas.

No idealiza nada, este libro no trata de apologética beligerante y partidista, no es un panfleto, pues apela a la vida y la memoria.

Es escasa esta literatura que testimonia los años, las vidas y contradicciones de la Revolución sandinista y de cómo tantas vidas y nacionalidades se cruzaron entre Nicaragua y Costa rica cuando fueron más hermanas e hijas de un destino compartido, ese entonces, en que Costa Rica fue geográficamente plataforma y sustento del Comando Sur, para el tráfico de armas, comunicaciones, recuperación de guerrilleros, casas de seguridad, reclutamiento, propaganda y logística, más todavía, cosecha de alfabetizadores, médicos, amigos, amantes, internacionalistas, la más internacional de las revoluciones se fraguaba en Nicaragua.

El mejor antecedente de estos hechos en la literatura costarricense es la novelística de Adriano Corrales con “Los Ojos del Antifaz” y muy especialmente con la sobresaliente “Balalaica en clave de Son”; en este sentido la obra de Trottier se complementa con el testimonio de los internacionalistas.

A parte de los méritos literarios (poesía dolorosa, muerte que hace germinar) De todas las Selvas, resulta fundamental y urgente para restaurar la ecuanimidad y la memoria histórica de dos naciones, Costa Rica y Nicaragua que sufrieron juntas y compartieron sueños juntas, que cada una supo poner hijos e hijas en la reconstrucción y la solidaridad y también hijos e hijas muertos en combate y que si los olvidamos, irremediablemente seremos los culpables de haber hecho inútiles sus vidas y sus muertes.

Germán Hernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu signo