15/2/12

Parábola del pleito entre finqueros




Había dos finqueros que no sabían cómo administrar sus respectivas fincas. Tenían su ganado enfermo y mal atendido, sus peones mal pagados e inconformes.

Como eran orgullosos e irresponsables, sentían que su mediocridad era culpa de su vecino, y empezaron a culparse mutuamente y a envenenar a su peonada contra la otra.

Así que los finqueros mandaban a la peonada a botarle la cerca al otro, y viceversa,  los arengaban de tal manera   para que se machetearan entre ellos, a robarse entre sí el ganado o en correrse la cerca para acá un día y para allá el otro.

Los peones de ambas fincas se olvidaban de sus problemas y atendían diligentes su nueva misión: cuidarle a patroncito sus reses y su finca, porque él nos da de comer, y los peones del otro lo están provocando todo el tiempo, y lo quieren perjudicar.

Lo cierto es que los finqueros no eran tan enemigos entre sí, tenían parientes comunes, y ya sin tener que ocuparse de la peonada que se mataba entre sí, se rascaban la barriga en sus poltronas, emborrachándose todo el día.

El que tenga oídos para oír que oiga!!!!

Germán Hernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu signo