16/5/12

Telémaco - Jessica Clark


Portada de la primera
edición de Telémaco.

Telémaco es la segunda publicación impresa y primera novela de Jessica Clark, a cargo de la Editorial Costa Rica en 2007. Es al igual que Los Salvajes, un texto que se disfruta intensamente y que está escrito con versatilidad y amplios recursos narrativos.

En ella, Clark nos ofrece además un acercamiento deliberado en el ámbito de la ciencia ficción. Eso sí, habrá que tener cuidado con la precomprención que el lector tenga de este género, para que no sea una barrera que impida su gozo completo y con la cual la autora da inicio a la trilogía “Crónicas traidoras” de la que ya está disponible en inglés su segunda parte Sleeper Nine.[1]

Con la precomprención, nos referimos en este caso a los prejuicios y preconceptos que el lector pueda tener de la ciencia ficción, pues de muchas maneras Telémaco es una obra innovadora en ese género, al mismo tiempo que es de una gran calidad literaria; al mismo tiempo que exige del lector un compromiso, en vista que tendrá por su cuenta que resolver y elaborar conjeturas e hipótesis alrededor de la trama de la novela y participar directamente en su creación.

De no ser así, un ávido lector de novelas de ciencias ficción, pero ingenuo, podría esperar a priori, un argumento lleno de máquinas sofisticadísimas e inteligentes, civilizaciones alienígenas, elaboradas descripciones sobre extirpes y casas de caudillos intergalácticos librando alguna especie de batalla de connotaciones escatológicas contra un antiguo y siniestro ser que encarna el mal y contra el cual se librará una batalla definitiva para restaurar el orden y la paz del cosmos, donde posiblemente, entre magia, adivinación y tecnología, la tensión narrativa se sostendrá únicamente en su argumento y el ingenio y novedad de la especulación científica. Por estas mismas razones, otro tipo de lector, que se cree juicioso y entrenado para olfatear los libros, basado en su amplia sapiencia pero sobre todo en sus prejuicios, de buenas a primeras esperaría lo mismo que el primer lector, y al final desecharía, ingenuamente también, la oportunidad de saborear una novela como Telémaco.

Portada de Sleeper Nine,
edición en inglés de Telémaco
Sospecho que esto ya ha ocurrido de alguna manera con algunos lectores de Telémaco; después de el entusiasmo que generó entre la crítica costarricense su primer libro Los Salvajes, y los numerosos comentarios y reseñas a este, por el contrario, ante Telémaco , una especie de silencio y desconcierto ha sido la reacción. A lo mejor, y Jessica Clark se ha salido con la suya, y nos tome un poco más de tiempo asimilar mejor su obra.

 Telémaco, como ya indicamos es una novela exigente (no difícil), que obliga a la lectura atenta y perspicaz del lector, requiere su interacción para ir construyéndose los escenarios y situaciones alrededor de esta, es el tipo de lectura que desafía, que se desdobla y reelabora en la mente del lector, que tendrá que crear su propia versión de los “hábitats” de las naves “Telémaco” y “Beowulf”, el papel de las “Casas” y su hegemonía económica, así como el enigmático papel de los “Nueve”. Muchas de estas cosas se explicarán en el desarrollo de la trama, pero la autora también demandará del lector a cumplir su parte, pues muchas respuestas  no están explícitas  de un tirón, incluso muchas de ellas estarán abiertas. Esto es algo que al lector perezoso y sin compromiso no le gusta, prefiere que todo esté pre-digerido y explicado, necesita que le den todos los detalles y antecedentes en lugar de tener que hacer el trabajo de ir hilvanando y construyendo a partir de la lectura.

Portada de Loaded Nine,
segunda parte la  Bretrayer Saga.
Más que divagar por los detalles vistosos  y al margen de los clises y convencionalismos (que a veces hacen quedar mal a un género tan maravilloso como la ciencia ficción),  Telémaco no cae en la trampa usual de las dicotomías del bien y el mal, en esta no hay héroes ni villanos, y prefiere la riqueza y complejidad psicológica de unos personajes singulares y mundanos, por eso Clark en lugar de describirnos al grupo de los “Nueve”, como una especie de humanos mutantes con súper poderes telepáticos, prefiere dejar abierta la incertidumbre sobre el grado de éxito y fracaso de un experimento genético cuyos resultados son parciales, donde las capacidades telepáticas de los “Nueve” juegan tanto a favor como en contra de ellos, se ocupa más de su personalidad, de sus obsesiones, de sus virtudes y vicios, los hace creíbles y humanos. Nos encontraremos con policías, manifestantes y científicos, y familias influyentes y colonias espaciales, y en el meollo de todo, un juego por el poder económico y los buenos negocios, nada puede ser más familiar con el presente que esto. Y es por eso que en su visión del futuro, Jessica Clark parece alertarnos que las cosas seguirán andando por los mismos senderos que ahora.

De esta manera, Telémaco  nos hace un recorrido por el interior  y no por el exterior de sus personajes, y sus intenciones nunca serán completamente claras, hasta que lleguemos a un desenlace que permite una especie de empate y equilibrio entre contendores, y una nave que divaga hacia su segunda parte, y que muchos lectores esperamos disfrutar en su versión en español “Beowulf”.

Mientras esto ocurre, Jéssica Clark continúa trabajando el cuento fantástico, y de ciencia ficción y recién ha publicado la primer entrega de su saga “Daemonicon”,  con “Diagonal”, de este modo, su universo ficcional se amplía todavía más y nos ofrece un instante de bastedad en el amplio universo de quien es posiblemente la más destacada autora costarricense de los últimos años.

Germán Hernández


[1] Jessica Clark tradujo al inglés y publicó en Kindle  a Telémaco con el título Sleeper Nine y su continuación Loaded Nine, bajo el seudónimo de Tessa MacCord, resta para completar su Betrayer Saga la tercera entrega en la que actualmente trabaja. Las puede encontrar aquí: Sleeper Nine, Loaded Nine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu signo