21/9/11

30 Libros: 13. El primero que leyó en su vida - Juan Varela - Adolfo Herrera García

 
Motivado por una entrada aparecida en el blog "Jacintario" de la escritora Jacinta Escudos, que se llama 30 libros, me interesé por este curioso reto que surgió en el blog del mismo nombre "30 Libros", que consiste en recomendar un libro cada día, durante treinta días, siguiendo el esquema propuesto. Vamos a intentarlo...


13. El primero que leyó en su vida - Juan Varela - Adolfo Herrera García

Recuerdo que mi hermana mayor ya iba al colegio, y en un viejo ropero guardaba sus libros de texto que a mi me gustaba registrarle y que revisaba y ojeaba... por aquel entonces, tenía 9 años y lo único que leía eran unos comics que se llamaban Memín y Kaliman, pero entre los libros de mi hermana, que ignoro si leyó, atesoró o le importaron, había una novelita delgadita, que se llamaba Juan Varela, de Adolfo Herrara García. 

Sobre este autor, muchos años después me contaría mi maestro Francisco Zúñiga Díaz, que era periodista, hombre izquierda, quien producía radioteatro, y que en una ocasión, cuando le habían anunciado que cerrarían su programa radial, dedicó una tarde entera a llamar a la emisora desde un teléfono público con diferentes voces, reclamando a la emisora de ¿cómo era posible que fueran a quitar tan maravillosa radionovela de su programación?, la cuestión es que al día siguiente, los encargados de la emisora le dijeron a don Adolfo, que su espacio continuaría, que la audiencia es la que manda...

De Juan Varela, recuerdo que fue una obra que me conmovió mucho, por ser una historia dura, de alguna manera rompía con la imagen idílica del "zoncho" ese campesino estúpido de Magón y pícaro de Lisímaco, y mostraba la triste historia del campesino sin tierra, casi bestia de carga, cuyo destino al final fue el presidio de San Lucas, por no poder pagar su hipoteca. Como buen meseteño Herrera García encuentra villanos "típicos" los indios y los nicas, por variar, como hombre de izquierda, los villanos también son "típicos" los bancos y los terratenientes.

Una novela que todavía mantiene un valor testimonial innegable. Ingenua como todo realismo socialista, la recuerdo con cariño, fue mi primer libro... y casualmente mientras escribo esto me doy cuenta que está ausente en mi biblioteca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu signo